Publicado por el 20/04/2016 en: Pixel | Sin comentarios
Ceviche ‘Pixel’ picante

Para hacer crecer vuestra fuerza no hay nada mejor que una buena dosis de chile picante. ¡Seguid leyendo y encontraréis el secreto más goloso de Pixel!

Ingredientes

- Un diente de ajo rallado
- Un tomate redondo
- 500g. de langostinos
- Cilantro picado (una cucharada)
- Jengibre rallado (una cucharada pequeña)
- Una pizca de azúcar
- Sal marina
- 1 cebolla blanca
- 1 cebolla roja
- 100gr de tomates cherry
- 1 ‘chile’ picante
- Zumo de limón
- Zumo de naranja

Indicaciones

Este plato es fresco y picante a la vez… de hecho, todo lo picante que deseéis porque el grado lo decidís vosotros con la cantidad de ‘chile’. Además, es una receta sana, con regusto de mar y campo. ¡Tan natural como nosotros mismos!

En primer lugar, limpiad los langostinos y blanqueadlos en una cazuela con agua hirviendo abundante con un poco de sal. Con 30 segundos tendréis bastante para tenerlos a punto. Ponedlos en un bol con agua helada y, una vez fríos, coladlos y reservadlos. Ya tenemos una parte hecha.

Rallad el tomate redondo.

Y ahora, en función de vuestra tolerancia o gusto al picante, cortáis el chile rojo. Una parte la picaréis, sacando las semillas primero. La otra parte, con semillas y todo, podéis cortarla en rebanadas muy finas. ¡Cómo hacemos nosotros en Pixel, se trata de cuadrar la receta al gusto de los comensales! Finalmente, cortáis las cebollas en rebanadas muy delgadas.

El trabajo de fondo es importante, y la presentación todavía más. El ‘ceviche’ requiere un montaje cuidadoso, que potencie el sabor de todos sus ingredientes consiguiendo, a la vez, una gran experiencia en conjunto. Por eso, pondremos en un bol el tomate, el jengibre y el ajo rallado, una dosis de zumo de limón (lo dejamos a vuestro criterio, en función de la acidez que os guste) y la mitad de esta dosis de zumo de naranja. Añadimos el cilantro picado, la sal, el azúcar (si lo creéis necesario) y las cebollas. Removéis bien, derramáis el resultado sobre los langostinos y volvéis a remover.

Los tomates cherry os servirán para decorar el resultado final de este plato… fresco, riquísimo, sano, energético… ¡y tan picante como queráis! Os podemos asegurar que el resultado es tonificante y os hará más fuertes… casi tanto cómo si seguimos uniendo las fuerzas para seguir tirando adelante todos los proyectos que tengamos por venir… ¡por difíciles que sean!

¡Que aproveche!